Aceite de Oliva

El aceite de oliva es un aceite vegetal procedente del fruto del olivo que es la aceituna. Hoy en día España es líder mundial en la producción de aceite de oliva, poseyendo el mayor olivar del mundo con 2,5-3 millones de hectáreas cultivadas y más de 300 millones de olivos, lo cual representa en torno al 15% del suelo agrario español que producen en torno al 40% de la producción mundial de este aceite. Ello confiere un gran patrimonio económico y un  gran valor social, medioambiental, cultural y de salud pública. Andalucía es el principal productor del aceite de oliva español  con más del 80% del total y que representa algo más del 30% del aceite de oliva mundial.
El aceite de oliva es la grasa vegetal comestible más saludable y es la propia esencia de la dieta mediterránea, con infinidad de propiedades beneficiosas para nuestra salud, siendo el único aceite vegetal dedicado a la alimentación tal, y como se extrae directamente de la aceituna fresca sin ningún tipo de proceso físico o químico que alteren la composición y características del producto. El aceite de oliva es el indicador principal en los hábitos alimentarios de la zona mediterránea proporcionando una forma peculiar y característica de dicha cocina.


Podemos clasificar los distintos tipos de aceite de oliva en 4 grandes grupos:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Aceite de oliva virgen
  • Aceite de oliva refinado
  • Aceite de orujo 
El aceite de oliva virgen extra, es el de máxima calidad y es el zumo de la aceituna sin ningún tipo de conservantes ni colorantes, extraído exclusivamente por procedimientos mecánicos y conserva todas sus características sensoriales y propiedades beneficiosas para nuestra salud. Su acidez no debe ser superior a 0,8.
El aceite de oliva virgen, es también un aceite de mucha calidad sin ningún tipo de conservantes ni colorantes y extraído por medios mecánicos, pero que carece de alguna característica sensorial. Su acidez no debe ser superior a 2.
El aceite de oliva refinado, es un aceite de menor calidad y no puede considerarse zumo de aceituna, ya que se obtiene mezclando aceites refinados procedentes de aceites virgen de más de 2º de acidez con aceite virgen. Su acidez no debe ser superior a 1.
El aceite de orujo, es el de menos calidad de todos y de hecho no se considera aceite de oliva ya que es el resultado de refinar el aceite de orujo y mezclarlo con aceites vírgenes. Su acidez no debe ser superior a 1.

El aceite de oliva virgen extra está recomendado para todas las edades y algunos de los beneficios que aporta a nuestra salud son:
  • Nos aporta grasas monoinsaturadas, que ayudan a reducir los niveles del colesterol malo
  • A las personas diabéticas les ayuda a reducir los niveles de glucemia.
  • Los polifenoles que nos aportan poseen una gran acción antioxidante que ayuda a prevenir el envejecimiento celular y también la formación de células cancerosas.
  • Contiene vitamina E y el efecto antioxidante de ésta lo hace recomendable durante la infancia y en la tercera edad.
  • Al favorecer la síntesis hepática de sales biliares, ayuda a la asimilación de las grasas y evita la sobreabundancia de colesterol.
  • Ayuda al endurecimiento de los huesos, por lo que resulta muy recomendable su consumo en las personas adultas.

Estas son solo algunas de la multitud de ventajas que para nuestra salud tiene el consumo de aceite de oliva.
Aparte de las bondades del aceite de oliva en la gastronomía, también tiene multitud de aplicaciones en cosmética, utilizándolo para tales fines los egipcios 2.000 a. C. En el año 2.700 a. C. los griegos fabricaban ungüentos perfumados de aceite de oliva exportándolos al resto del mediterráneo. Para usos medicinales el aceite de oliva ha estado presente en bálsamos, ungüentos y cataplasmas para quemaduras y hoy en día es utilizado como excipiente y principio activo de muchos medicamentos.
El aceite de oliva es también utilizado en la industria en la elaboración de jabones de alta calidad y alguno de sus subproductos se utiliza en la agricultura como herbicida o pesticida natural.
El aceite de oliva requiere ser conservado en unas determinadas condiciones ambientales, a una temperatura media sin grandes oscilaciones y preservado de la luz, siendo también importante mantenerlo alejado del aire para evitar oxidaciones que pueden producir su enranciamiento , así como el que pueda adquirir olores y sabores procedentes del aire que lo rodea.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada